imagen de un accidente de trafico con danos visibles

Consecuencias legales y protección: los tipos de daños en un choque

En el mundo jurídico, los accidentes de tráfico son uno de los temas más comunes y complejos. Cuando se produce un choque, no solo se ven afectados los vehículos involucrados, sino también las personas que los ocupan. Además de las lesiones físicas, también se generan daños materiales y emocionales que deben ser abordados desde el punto de vista legal.

Vamos a explorar los diferentes tipos de daños que pueden surgir como consecuencia de un accidente de tráfico y cómo se protege a las víctimas. Analizaremos los daños materiales, como los costos de reparación de los vehículos, así como los daños físicos y psicológicos sufridos por las personas involucradas. También examinaremos las responsabilidades legales y las indemnizaciones que pueden corresponder a las víctimas.

Al leer este artículo, los usuarios podrán comprender mejor las implicaciones legales de un accidente de tráfico y las opciones que tienen para buscar justicia y compensación. Conocerán los diferentes tipos de daños que pueden reclamar y cómo presentar una demanda legal. Además, podrán obtener información valiosa sobre cómo proteger sus derechos y obtener la compensación adecuada por los daños sufridos. Este artículo es una guía completa para aquellos que buscan obtener una visión general de los conceptos jurídicos relacionados con los accidentes de tráfico.

Qué son los daños en un choque y por qué son importantes para el derecho

Los daños en un choque se refieren a las lesiones físicas o materiales que pueden sufrir las personas o los bienes como resultado de un accidente automovilístico. Estos daños son de suma importancia para el derecho, ya que determinan las responsabilidades legales y las indemnizaciones que deben pagarse a las partes afectadas.

Existen diferentes tipos de daños que pueden ocurrir en un choque, y es fundamental comprenderlos para poder tomar las medidas legales adecuadas y asegurarse de recibir la compensación adecuada. A continuación, analizaremos los principales tipos de daños en un choque y sus implicaciones legales.

1. Daños personales

Los daños personales se refieren a las lesiones físicas o psicológicas sufridas por las personas involucradas en un accidente automovilístico. Estos daños pueden variar desde heridas leves hasta lesiones graves o incluso la muerte.

Es importante buscar atención médica inmediata después de un choque para evaluar y documentar cualquier lesión sufrida. Además, se recomienda recopilar pruebas como informes médicos, facturas de servicios médicos y testimonios de testigos para respaldar cualquier reclamo de daños personales.

En casos de daños personales graves, como discapacidades permanentes o pérdida de ingresos, es posible buscar indemnización por daños y perjuicios, incluyendo gastos médicos, salarios perdidos y dolor y sufrimiento.

2. Daños a la propiedad

Los daños a la propiedad se refieren a los daños materiales sufridos por los vehículos u otros bienes como resultado de un choque. Estos daños pueden incluir abolladuras, rasguños, roturas o incluso la destrucción total del vehículo.

Es importante documentar los daños a la propiedad lo más pronto posible después del accidente, tomando fotografías y obteniendo presupuestos de reparación para respaldar cualquier reclamo de indemnización. En algunos casos, es posible que se requiera la evaluación de un perito para determinar el valor de los daños y las reparaciones necesarias.

En situaciones en las que el vehículo es irreparable, se puede buscar una compensación equivalente al valor de mercado del vehículo antes del accidente.

3. Daños económicos

Los daños económicos se refieren a las pérdidas financieras sufridas como resultado de un choque. Estos daños pueden incluir gastos médicos, salarios perdidos, costos de reparación de vehículos y cualquier otro gasto relacionado con el accidente.

Es importante mantener un registro detallado de todos los gastos relacionados con el accidente, incluyendo facturas médicas, recibos de reparación y comprobantes de pérdida de ingresos. Estos documentos serán fundamentales para respaldar cualquier reclamo de daños económicos y asegurarse de recibir una indemnización justa.

4. Daños morales

Los daños morales se refieren al sufrimiento emocional o psicológico experimentado como resultado de un accidente automovilístico. Estos daños pueden incluir angustia mental, trauma emocional, pérdida de calidad de vida o incluso daño a las relaciones personales.

Si bien los daños morales pueden ser difíciles de cuantificar, es posible buscar compensación por el sufrimiento emocional experimentado. En algunos casos, se puede requerir la evaluación de un experto para determinar el impacto psicológico del accidente y calcular una compensación justa.

Los daños en un choque son un aspecto fundamental del derecho y determinan las responsabilidades legales y las indemnizaciones que deben pagarse a las partes afectadas. Comprender los diferentes tipos de daños y cómo documentarlos adecuadamente es crucial para asegurarse de recibir la compensación adecuada.

Daños físicos: lesiones y perjuicios a la salud de las personas involucradas

En caso de un choque, una de las principales consecuencias legales son los daños físicos que pueden sufrir las personas involucradas. Estos daños se refieren a las lesiones y perjuicios a la salud que pueden resultar del accidente.

Las lesiones pueden variar desde fracturas óseas y lesiones internas hasta heridas superficiales y contusiones. Dependiendo de la gravedad de las lesiones, las personas afectadas pueden requerir atención médica inmediata, cirugías o tratamientos a largo plazo. Estas lesiones pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas y, en algunos casos, incluso pueden resultar en discapacidad permanente o muerte.

Es importante destacar que los daños físicos no solo se limitan al cuerpo de las personas involucradas en el choque, sino que también pueden afectar su bienestar psicológico y emocional. El trauma y el estrés postraumático son consecuencias comunes de un accidente automovilístico y pueden requerir tratamiento psicológico.

En términos legales, los daños físicos pueden dar lugar a reclamaciones de indemnización por parte de las víctimas. Estas reclamaciones pueden cubrir los gastos médicos, los salarios perdidos debido a la incapacidad para trabajar, el dolor y el sufrimiento, y otros perjuicios relacionados con las lesiones sufridas.

Ejemplo de caso de uso:

Imaginemos que Juan está involucrado en un choque automovilístico y sufre una fractura de pierna que requiere cirugía y fisioterapia. Como resultado de la lesión, Juan no puede trabajar durante varios meses y tiene que enfrentar gastos médicos significativos. En este caso, Juan podría presentar una reclamación de indemnización para cubrir los gastos médicos, los salarios perdidos y el dolor y el sufrimiento causados por la lesiones sufridas.

Consejos prácticos:

  • Si has sufrido daños físicos como resultado de un choque, busca atención médica de inmediato. Es importante documentar tus lesiones y recibir el tratamiento adecuado.
  • Mantén registros de todos los gastos médicos y los salarios perdidos debido a la incapacidad para trabajar. Estos registros serán fundamentales al presentar una reclamación de indemnización.
  • Busca asesoramiento legal de un abogado especializado en accidentes automovilísticos. Un abogado experto podrá evaluar tu caso, ayudarte a recopilar pruebas y representarte en las negociaciones con las compañías de seguros.

Los daños físicos en un choque pueden tener consecuencias significativas tanto para la salud de las personas involucradas como para su situación legal. Es importante tomar medidas para proteger tus derechos y buscar la compensación adecuada por los perjuicios sufridos.

Daños materiales: pérdida o daño a la propiedad como vehículos y objetos personales

Los daños materiales son una de las consecuencias más comunes de un choque o accidente de tráfico. Este tipo de daños se refiere a la pérdida o daño sufrido en la propiedad, como los vehículos involucrados y los objetos personales que se encontraban en ellos.

En caso de sufrir daños materiales en un choque, es importante tomar medidas para proteger tus derechos legales y buscar la debida compensación. A continuación, se presentan algunos puntos clave relacionados con los daños materiales en un choque:

1. Evaluación de los daños

Lo primero que debes hacer después de un choque es evaluar los daños materiales sufridos en tu vehículo y en tus objetos personales. Es importante tomar fotografías de los daños como evidencia y obtener presupuestos de reparación o reemplazo de los elementos dañados. Estos documentos te ayudarán a respaldar tu reclamo ante la compañía de seguros o en un proceso legal.

2. Reclamación ante la compañía de seguros

Una vez evaluados los daños, debes presentar una reclamación ante tu compañía de seguros. Es importante proporcionarles toda la información relevante, incluyendo los detalles del accidente, las fotografías de los daños y los presupuestos de reparación. La compañía de seguros evaluará tu reclamación y determinará el monto de compensación que te corresponde.

Es recomendable consultar con un abogado especializado en accidentes de tráfico para asegurarte de recibir una compensación justa por tus daños materiales. Un abogado puede ayudarte a negociar con la compañía de seguros y a presentar una demanda si es necesario.

3. Reparación o reemplazo de los daños

Una vez que la compañía de seguros haya aprobado tu reclamación y determinado el monto de compensación, podrás proceder con la reparación o reemplazo de los daños materiales. Es importante obtener varios presupuestos de talleres o proveedores de servicios para asegurarte de obtener el mejor precio y la mejor calidad de reparación.

Recuerda guardar todos los recibos y facturas relacionados con los gastos de reparación o reemplazo, ya que estos documentos también serán necesarios para respaldar tu reclamación.

4. Caso de uso: daños materiales en un accidente de tráfico

Para ilustrar los beneficios y puntos clave de los daños materiales en un choque, consideremos el siguiente caso de uso:

  • María conducía su automóvil por una calle transitada cuando otro conductor no respetó una señal de alto y chocó contra su vehículo.
  • Como resultado del choque, el automóvil de María sufrió daños significativos en la parte trasera.
  • María tomó fotografías de los daños y obtuvo presupuestos de reparación de diferentes talleres.
  • Presentó una reclamación ante su compañía de seguros, proporcionando los detalles del accidente, las fotografías de los daños y los presupuestos de reparación.
  • La compañía de seguros evaluó su reclamación y le ofreció una compensación justa por los daños materiales.
  • María decidió proceder con la reparación en el taller que le ofreció el mejor precio y calidad.
  • Guardó todos los recibos y facturas relacionados con los gastos de reparación para respaldar su reclamación.

En este caso, María pudo proteger sus derechos legales y obtener una compensación justa por los daños materiales sufridos en el choque.

Daños económicos: gastos médicos, pérdida de ingresos y otros costos relacionados

En un choque automovilístico, una de las consecuencias más comunes son los daños económicos. Estos pueden incluir los gastos médicos necesarios para tratar las lesiones sufridas, la pérdida de ingresos debido a la incapacidad para trabajar durante el período de recuperación y otros costos relacionados, como el daño a la propiedad y los gastos de reparación del vehículo.

Los gastos médicos pueden ser significativos, especialmente en casos de lesiones graves. Esto incluye el costo de las visitas al médico, las cirugías, las terapias de rehabilitación y los medicamentos recetados. Además, también se deben considerar los gastos futuros, como las consultas de seguimiento y los tratamientos a largo plazo.

La pérdida de ingresos también puede ser un impacto importante para las personas involucradas en un choque. Si se sufren lesiones que impiden trabajar temporal o permanentemente, se puede reclamar una compensación por la pérdida de ingresos. Esto puede incluir tanto los salarios perdidos durante el período de recuperación como los salarios futuros que se dejarán de percibir debido a la incapacidad resultante del accidente.

Además de los gastos médicos y la pérdida de ingresos, también se deben tener en cuenta otros costos relacionados. Estos pueden incluir el daño a la propiedad, como el vehículo dañado en el accidente, y los gastos de reparación o reemplazo del mismo. También se pueden considerar los gastos de transporte alternativo mientras el vehículo está siendo reparado, así como los costos de alquiler de vehículos si se requiere uno durante el período de reparación.

Es importante destacar que, en muchos casos, los daños económicos no solo se limitan a los gastos inmediatos, sino que también pueden tener repercusiones a largo plazo. Por ejemplo, una lesión grave puede resultar en gastos médicos continuos y en la necesidad de adaptaciones en el hogar o en el vehículo para facilitar la movilidad. Todos estos factores deben tenerse en cuenta al calcular los daños económicos y al buscar una compensación justa.

Ejemplos y casos de uso

Para ilustrar los beneficios de buscar una compensación por los daños económicos en un choque, consideremos el siguiente ejemplo:

  • Un conductor es golpeado por detrás mientras espera en un semáforo. Como resultado del choque, sufre lesiones en el cuello y la espalda que requieren tratamiento médico y terapias de rehabilitación.
  • El conductor tiene que faltar al trabajo durante dos meses debido a la incapacidad para realizar sus tareas habituales. Como resultado, pierde una cantidad significativa de ingresos.
  • Además, su vehículo sufre daños importantes y necesita ser reparado. Durante el tiempo de reparación, el conductor debe alquilar un vehículo para poder desplazarse.

En este caso, el conductor puede buscar una compensación por los gastos médicos, la pérdida de ingresos y los costos relacionados con el daño a la propiedad. Esto le permitirá cubrir los gastos médicos, reemplazar los ingresos perdidos y reparar su vehículo sin incurrir en gastos adicionales.

Consejos prácticos y recomendaciones

  1. Siempre es recomendable buscar atención médica inmediata después de un choque, incluso si no se presentan síntomas evidentes de lesiones. Algunas lesiones, como las conmociones cerebrales o las lesiones internas, pueden no manifestarse de inmediato y es importante recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.
  2. Documenta y guarda todos los recibos y facturas relacionados con los gastos médicos, la pérdida de ingresos y los costos de reparación del vehículo. Esto te ayudará a respaldar tu reclamación y asegurarte de que se tengan en cuenta todos los gastos incurridos.
  3. No aceptes ninguna oferta de compensación sin antes consultar con un abogado especializado en accidentes automovilísticos. Un abogado puede evaluar tu caso, calcular los daños económicos adecuadamente y negociar en tu nombre para obtener una compensación justa.

Los daños económicos en un choque pueden ser significativos y es importante buscar una compensación adecuada. Los gastos médicos, la pérdida de ingresos y los costos relacionados pueden tener un impacto financiero a corto y largo plazo, y buscar una compensación justa puede ayudar a cubrir estos gastos y garantizar una recuperación adecuada.

Responsabilidad civil: quién es responsable por los daños y cómo se determina

La responsabilidad civil es un concepto fundamental en el ámbito legal que determina quién es responsable por los daños causados en un choque y cómo se determina dicha responsabilidad. En caso de un accidente automovilístico, es importante identificar al responsable para poder establecer las medidas de compensación adecuadas.

En primer lugar, es necesario destacar que existen diferentes tipos de daños que pueden surgir como consecuencia de un choque. Estos pueden incluir daños materiales a los vehículos involucrados, lesiones personales a los conductores y pasajeros, así como otros daños económicos o emocionales.

Para determinar quién es responsable por estos daños, se deben considerar varios factores, como las leyes de tránsito aplicables, las circunstancias del accidente y las pruebas disponibles. En general, la responsabilidad se atribuye a la parte que haya incumplido con su deber de cuidado, es decir, que haya actuado de manera negligente o imprudente.

Por ejemplo, si un conductor no respeta una señal de alto y choca contra otro vehículo, se considerará responsable por los daños causados. En este caso, el conductor infractor deberá asumir la responsabilidad de reparar los daños materiales y compensar por las lesiones sufridas por la otra parte.

Es importante tener en cuenta que la responsabilidad civil puede ser compartida en algunos casos. Esto significa que más de una parte puede ser considerada responsable por los daños causados en el choque. En estos casos, la responsabilidad se divide de acuerdo con el grado de culpa de cada parte.

Para protegerse ante las posibles consecuencias legales y los costos asociados a un choque, es fundamental contar con un seguro de automóvil adecuado. El seguro de responsabilidad civil es obligatorio en la mayoría de los países y cubre los daños causados a terceros en caso de un accidente. Además, es recomendable considerar la contratación de coberturas adicionales, como el seguro de daños propios, que cubre los gastos de reparación del vehículo propio.

La responsabilidad civil determina quién es responsable por los daños causados en un choque y cómo se determina dicha responsabilidad. Es importante conocer los diferentes tipos de daños que pueden surgir y entender que la responsabilidad puede ser compartida en algunos casos. Contar con un seguro de automóvil adecuado es fundamental para protegerse ante las posibles consecuencias legales y los costos asociados a un choque.

Indemnización y compensación: cómo se calcula y se otorga una compensación por los daños

En caso de sufrir un choque automovilístico, es importante comprender cómo se calcula y otorga una compensación por los daños. La indemnización y compensación son conceptos clave en el ámbito legal y pueden variar dependiendo de varios factores, como la gravedad de los daños, las lesiones sufridas y las circunstancias del accidente.

La indemnización es el proceso mediante el cual la parte responsable del accidente compensa a la víctima por los daños y perjuicios sufridos. Esta compensación puede incluir tanto daños materiales, como reparación del vehículo, como daños morales, como el dolor y sufrimiento experimentado a consecuencia del accidente.

Para calcular la indemnización, se tienen en cuenta diferentes aspectos, como los gastos médicos y de rehabilitación, los salarios perdidos debido a la incapacidad temporal, los daños al vehículo y el impacto emocional sufrido. También se considera el grado de responsabilidad de cada una de las partes involucradas en el accidente.

Es importante tener en cuenta que cada jurisdicción puede tener sus propias reglas y leyes en relación a la indemnización por daños. Por ejemplo, en algunos lugares, se utiliza un sistema de «culpa comparativa», donde la compensación se calcula en base al porcentaje de responsabilidad de cada una de las partes en el accidente. En otros lugares, se aplica un sistema de «culpa exclusiva», donde solo se otorga compensación si se demuestra que una de las partes fue totalmente responsable del accidente.

Es recomendable que, en caso de sufrir un accidente, consultes a un abogado especializado en accidentes automovilísticos para que te asesore y te guíe en el proceso de reclamación de indemnización. Un abogado experto podrá evaluar tu caso específico y ayudarte a obtener la compensación justa por los daños sufridos.

Además, es importante tener en cuenta que existen plazos para presentar una reclamación por daños. Estos plazos, conocidos como «estatutos de limitaciones», varían según la jurisdicción y el tipo de daño sufrido. Por lo tanto, es fundamental actuar con prontitud y buscar asesoramiento legal lo antes posible para evitar perder el derecho a reclamar una compensación.

La indemnización y compensación por los daños sufridos en un choque automovilístico son fundamentales para asegurar la protección de los derechos de las víctimas. Calcular y otorgar una compensación justa implica tener en cuenta diversos factores, como los gastos médicos, los salarios perdidos y el impacto emocional sufrido. Consultar a un abogado especializado en accidentes automovilísticos es crucial para garantizar que se obtenga la compensación adecuada. Recuerda actuar con prontitud y respetar los plazos legales para presentar una reclamación.

Proceso legal: qué se debe hacer para presentar una demanda y buscar reparación

En caso de verse involucrado en un accidente automovilístico, es importante entender el proceso legal para buscar reparación por los daños sufridos. Presentar una demanda puede ser una opción para aquellos que buscan obtener compensación por los perjuicios causados. Aquí te explicaremos los pasos clave para presentar una demanda y buscar reparación en caso de un choque.

1. Recopilar evidencia

Antes de presentar una demanda, es fundamental recopilar toda la evidencia necesaria para respaldar tu caso. Esto incluye: fotografías del accidente, informes policiales, testimonios de testigos, registros médicos y cualquier otro documento relacionado con el accidente. La evidencia sólida puede fortalecer tu caso y aumentar tus posibilidades de obtener una compensación justa.

2. Determinar la responsabilidad

Es importante determinar quién es responsable del accidente. Esto implica analizar las leyes de tránsito y recopilar pruebas que demuestren que la otra parte fue negligente o actuó de manera irresponsable. Si se puede probar que el otro conductor fue el culpable del accidente, tendrás una base sólida para presentar tu demanda.

3. Calcular los daños

Antes de presentar una demanda, es necesario calcular los daños sufridos como resultado del accidente. Esto puede incluir daños materiales al vehículo, gastos médicos, salarios perdidos debido a la incapacidad para trabajar, dolor y sufrimiento, entre otros. Es recomendable buscar asesoramiento legal para asegurarte de que todos los daños sean considerados y calcular una compensación justa.

4. Presentar la demanda

Una vez que hayas recopilado toda la evidencia necesaria y determinado la responsabilidad, es hora de presentar la demanda. Esto implica redactar una queja formal que describa los hechos del accidente, los daños sufridos y la compensación que estás buscando. Es importante presentar la demanda dentro del plazo establecido por la ley, ya que el incumplimiento de los plazos puede resultar en la desestimación del caso.

5. Negociación y resolución

Después de presentar la demanda, es común que ambas partes intenten llegar a un acuerdo fuera de los tribunales. Esto implica negociar con la otra parte o sus representantes legales para alcanzar un acuerdo justo. En muchos casos, las compañías de seguros están involucradas en este proceso. Si no se puede llegar a un acuerdo, el caso puede pasar a juicio, donde un juez o jurado decidirá el resultado final.

Recuerda que cada caso es único y los pasos específicos pueden variar dependiendo de las leyes y regulaciones locales. Es recomendable buscar asesoramiento legal para asegurarte de seguir el proceso adecuado y aumentar tus posibilidades de obtener una compensación justa por los daños sufridos en un choque.

Medidas de protección: cómo prevenir y minimizar los daños en caso de un choque

En caso de sufrir un choque, es fundamental conocer las medidas de protección necesarias para prevenir y minimizar los daños. No solo se trata de cumplir con las normas de tránsito, sino de adoptar hábitos de conducción responsables y estar preparado para cualquier eventualidad.

1. Mantén una distancia segura

Una de las mejores formas de prevenir un choque es mantener una distancia segura con el vehículo que te precede. Esto te dará el tiempo suficiente para reaccionar ante cualquier imprevisto, como una frenada repentina. Además, evita distracciones al volante, como el uso del teléfono móvil, ya que esto disminuye tu capacidad de reacción.

2. Utiliza correctamente los sistemas de seguridad

Los sistemas de seguridad del vehículo, como los cinturones de seguridad, los airbags y los sistemas de retención infantil, son fundamentales para minimizar los daños en caso de un choque. Asegúrate de utilizarlos correctamente y de que estén en buen estado de funcionamiento.

3. Conduce a una velocidad adecuada

La velocidad es un factor determinante en la gravedad de los daños en un choque. Siempre debes respetar los límites de velocidad establecidos y adaptar tu velocidad a las condiciones de la vía y del tráfico. Recuerda que conducir a alta velocidad aumenta la distancia de frenado y disminuye tu capacidad de reacción ante cualquier obstáculo.

4. Mantén tu vehículo en buen estado

Realizar un mantenimiento regular de tu vehículo es esencial para prevenir fallos mecánicos que puedan provocar un choque. Revisa periódicamente los frenos, neumáticos, luces y demás sistemas de tu vehículo para asegurarte de que estén en óptimas condiciones.

5. Conoce tus derechos y responsabilidades

Es importante conocer tus derechos y responsabilidades en caso de sufrir un choque. Esto incluye saber cómo actuar en el lugar del accidente, recopilar la información necesaria de los involucrados y testigos, y contactar a las autoridades y a tu compañía de seguros. Consulta con un abogado especializado en accidentes de tránsito para recibir asesoramiento legal adecuado.

Adoptar medidas de protección y conocer tus derechos y responsabilidades son clave para prevenir y minimizar los daños en caso de un choque. Recuerda mantener una distancia segura, utilizar correctamente los sistemas de seguridad, conducir a una velocidad adecuada, mantener tu vehículo en buen estado y estar informado sobre los procedimientos legales en caso de accidente. ¡No escatimes en precauciones y cuida tu seguridad y la de los demás en la vía!

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuáles son los tipos de daños que se pueden presentar en un choque?

Los tipos de daños que se pueden presentar en un choque son: daños materiales, daños corporales y daños morales.

2. ¿Qué se considera como daños materiales?

Los daños materiales son aquellos que afectan a los bienes o propiedades involucrados en el choque, como los vehículos o estructuras dañadas.

3. ¿Qué se considera como daños corporales?

Los daños corporales son aquellos que afectan a las personas involucradas en el choque, como lesiones físicas o enfermedades causadas por el accidente.

4. ¿Qué se considera como daños morales?

Los daños morales son aquellos que afectan la integridad psicológica o emocional de las personas involucradas en el choque, como el sufrimiento o la pérdida de calidad de vida.

5. ¿Qué medidas de protección existen para prevenir los daños en un choque?

Algunas medidas de protección para prevenir los daños en un choque incluyen el uso del cinturón de seguridad, el sistema de frenos y airbags en los vehículos, y el respeto a las normas de tránsito.

6. ¿Cuáles son las consecuencias legales que se pueden presentar por un choque?

Las consecuencias legales por un choque pueden incluir multas, sanciones administrativas, pérdida de puntos en la licencia de conducir e incluso responsabilidad penal en casos de negligencia o conducción bajo los efectos del alcohol o drogas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *