real estate agent with money and house keys

¡Protege tu inversión! ¿Puede la inmobiliaria quedarse con las arras?

En el mundo de los negocios inmobiliarios, es común que los compradores entreguen una cantidad de dinero conocida como «arras» como muestra de su intención de adquirir un inmueble. Sin embargo, en ocasiones pueden surgir problemas y preguntas sobre qué sucede con esas arras en caso de que la transacción no se lleve a cabo. Exploraremos el tema de las arras y analizaremos si una inmobiliaria puede quedarse con ellas en determinadas circunstancias.

En primer lugar, explicaremos qué son las arras y cuál es su función en un contrato de compraventa de un inmueble. También analizaremos las diferencias entre las arras penitenciales y las arras confirmatorias, y qué implicaciones tienen cada una en caso de incumplimiento del contrato. Además, abordaremos los requisitos legales que deben cumplirse para que una inmobiliaria pueda retener las arras.

Si estás pensando en adquirir un inmueble o si te encuentras en una situación en la que las arras están en juego, este artículo te será de gran utilidad. Conocer tus derechos y obligaciones en este ámbito te permitirá proteger tu inversión y tomar decisiones informadas. ¡No te pierdas esta guía completa sobre las arras en el sector inmobiliario!

Qué son las arras y cuál es su función en un contrato de compraventa inmobiliaria

Las arras son una figura legal que se utiliza comúnmente en los contratos de compraventa inmobiliaria. Su función principal es garantizar el cumplimiento de las partes involucradas en el contrato y proteger la inversión realizada por el comprador.

Las arras pueden ser definidas como una cantidad de dinero o bienes entregados por el comprador al vendedor como señal de compromiso para la posterior firma del contrato de compraventa. Estas arras pueden ser en forma de dinero en efectivo, transferencia bancaria o incluso bienes muebles.

El objetivo de las arras es doble: por un lado, asegurar al vendedor que el comprador está comprometido con la operación y evitar que este se retracte sin consecuencias; y por otro lado, asegurar al comprador que si el vendedor incumple con sus obligaciones, podrá recuperar las arras entregadas como compensación.

Es importante destacar que las arras pueden ser una cantidad simbólica o una cantidad considerable, dependiendo del acuerdo entre las partes y de la importancia de la operación. En algunos casos, las arras pueden representar un porcentaje del precio total de la vivienda, mientras que en otros casos pueden ser un monto fijo acordado previamente.

Un ejemplo concreto de la función de las arras en un contrato de compraventa inmobiliaria sería el siguiente: un comprador está interesado en adquirir una vivienda y decide entregar al vendedor una suma de dinero como arras para asegurar la operación. Una vez firmado el contrato de compraventa, si el vendedor cumple con todas sus obligaciones y la operación se lleva a cabo, las arras serán descontadas del precio total de la vivienda. En caso de que el vendedor incumpla con sus obligaciones, el comprador podrá reclamar las arras como indemnización.

Es fundamental que tanto el comprador como el vendedor estén bien informados sobre las implicaciones y consecuencias de las arras antes de firmar un contrato de compraventa inmobiliaria. Para ello, es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario que pueda guiar a las partes en el proceso y garantizar que se cumplan todos los requisitos legales.

Las arras son una herramienta legal que se utiliza en los contratos de compraventa inmobiliaria para garantizar el cumplimiento de las partes y proteger la inversión del comprador. Su función principal es asegurar que ambas partes estén comprometidas con la operación y establecer una compensación en caso de incumplimiento. Es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado para asegurar que se cumplan todos los requisitos legales y evitar posibles problemas en el futuro.

Cuáles son los derechos del comprador en caso de incumplimiento por parte de la inmobiliaria

Cuando un comprador decide adquirir una propiedad a través de una inmobiliaria, es común que se realice el pago de una cantidad de dinero en concepto de arras, como muestra de su compromiso serio de compra. Sin embargo, en ocasiones puede ocurrir que la inmobiliaria incumpla con las condiciones acordadas en el contrato, lo que plantea la pregunta: ¿Puede la inmobiliaria quedarse con las arras?

En este artículo, analizaremos los derechos del comprador en caso de incumplimiento por parte de la inmobiliaria y qué acciones legales puede tomar para proteger su inversión.

El contrato de arras como garantía

El contrato de arras es un acuerdo privado entre el comprador y la inmobiliaria, en el cual se establecen las condiciones de la compraventa y se fija una cantidad de dinero como señal o garantía. Este contrato tiene un carácter vinculante y su objetivo principal es asegurar el cumplimiento de las obligaciones de ambas partes.

En caso de que la inmobiliaria incumpla con las condiciones acordadas, el comprador tiene derecho a exigir el cumplimiento del contrato o, en su defecto, a resolverlo y reclamar la devolución de las arras. Es importante destacar que el comprador debe demostrar que la inmobiliaria ha incumplido sus obligaciones de forma injustificada para poder ejercer estos derechos.

Acciones legales para proteger la inversión

Si la inmobiliaria se niega a devolver las arras o incumple con el contrato, el comprador puede recurrir a acciones legales para proteger su inversión. Algunas de las acciones más comunes son:

  1. Reclamación extrajudicial: El comprador puede enviar una carta de reclamación a la inmobiliaria, exigiendo el cumplimiento del contrato o la devolución de las arras. Es importante que esta carta esté debidamente redactada y contenga todos los detalles relevantes del incumplimiento.
  2. Mediación: En algunos casos, puede ser beneficioso recurrir a un mediador neutral que ayude a resolver el conflicto de manera amistosa. La mediación puede ser una opción más rápida y menos costosa que un proceso judicial.
  3. Proceso judicial: Si las opciones anteriores no dan resultado, el comprador puede iniciar un proceso judicial para reclamar el cumplimiento del contrato o la devolución de las arras. En este caso, es recomendable contar con la asesoría de un abogado especializado en derecho inmobiliario.

Es importante tener en cuenta que cada caso es único y las acciones legales a seguir pueden variar según las circunstancias específicas. Por eso, es fundamental contar con el asesoramiento de un profesional del derecho para evaluar la mejor estrategia a seguir.

Consejos prácticos

Para evitar posibles problemas y proteger tu inversión, te recomendamos seguir estos consejos prácticos:

  • Investiga a la inmobiliaria: Antes de realizar cualquier pago o firmar cualquier contrato, investiga a fondo a la inmobiliaria. Verifica su reputación, experiencia y busca referencias de otros clientes.
  • Lee detenidamente el contrato: Antes de firmar el contrato de arras, asegúrate de leerlo detenidamente y entender todas las cláusulas y condiciones. Si tienes dudas, no dudes en consultar a un abogado especializado.
  • Guarda toda la documentación: Es importante que guardes todos los documentos relacionados con la compraventa, incluyendo el contrato de arras, comprobantes de pago y cualquier comunicación escrita con la inmobiliaria.
  • Comunícate por escrito: Siempre que tengas que comunicarte con la inmobiliaria, hazlo por escrito y guarda una copia de todas las comunicaciones. Esto te servirá como evidencia en caso de un posible conflicto.

Si la inmobiliaria incumple con las condiciones acordadas, el comprador tiene derechos y opciones legales para proteger su inversión. Es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especializado y seguir buenas prácticas para evitar posibles problemas. Recuerda que la prevención y la información son clave para tomar decisiones seguras en tus inversiones inmobiliarias.

Qué acciones legales puede tomar el comprador para proteger su inversión

Una vez que el comprador ha entregado las arras como señal de su intención de comprar una propiedad, es importante que conozca las acciones legales que puede tomar para proteger su inversión en caso de que la inmobiliaria incumpla el contrato. A continuación, se presentan algunas opciones que el comprador puede considerar:

1. Exigir el cumplimiento del contrato

El comprador puede exigir el cumplimiento del contrato firmado con la inmobiliaria. Esto implica solicitar que se cumplan las condiciones acordadas, como la entrega de la propiedad en las condiciones estipuladas y en el plazo establecido. En caso de incumplimiento, el comprador puede recurrir a la vía judicial para exigir el cumplimiento o, en su defecto, reclamar daños y perjuicios.

2. Resolución del contrato y devolución de las arras

En caso de que la inmobiliaria no cumpla con sus obligaciones, el comprador puede optar por resolver el contrato y solicitar la devolución de las arras. Para ello, deberá notificar por escrito su decisión de resolver el contrato y exigir la devolución del dinero entregado como señal. En este caso, es importante contar con pruebas que demuestren el incumplimiento por parte de la inmobiliaria.

3. Reclamación por daños y perjuicios

Si el incumplimiento por parte de la inmobiliaria ha causado daños y perjuicios al comprador, este puede reclamar una indemnización por los mismos. Para ello, deberá demostrar los daños sufridos y su relación directa con el incumplimiento contractual. Es recomendable contar con pruebas documentales, como facturas o presupuestos, que respalden la reclamación.

Es importante destacar que cada caso es único y las acciones legales a tomar pueden variar en función de las circunstancias específicas. Por ello, es recomendable buscar asesoramiento legal especializado para evaluar la mejor estrategia a seguir.

Ejemplo de caso de uso:

Imaginemos que un comprador ha entregado las arras para la compra de un apartamento y la inmobiliaria no cumple con su obligación de entregar la propiedad en el plazo acordado. El comprador decide exigir el cumplimiento del contrato y, en caso de no obtener una respuesta satisfactoria, resolver el contrato y solicitar la devolución de las arras más una indemnización por los daños y perjuicios sufridos debido al retraso en la entrega del apartamento.

Consejos prácticos:

  • Mantener una comunicación por escrito con la inmobiliaria, para tener un registro de todas las conversaciones y acuerdos.
  • Guardar todos los documentos relacionados con la transacción, como el contrato de compraventa, las arras y cualquier comunicación escrita.
  • Buscar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario para evaluar la situación y determinar la mejor estrategia a seguir.

El comprador tiene varias opciones legales para proteger su inversión en caso de incumplimiento por parte de la inmobiliaria. Desde exigir el cumplimiento del contrato hasta resolverlo y reclamar una indemnización por daños y perjuicios, es fundamental contar con asesoramiento legal y pruebas adecuadas para respaldar cualquier acción legal que se decida tomar.

Cuáles son las condiciones necesarias para que la inmobiliaria pueda quedarse con las arras

Las arras son una figura legal muy utilizada en los contratos de compraventa de inmuebles. Se trata de una cantidad de dinero que el comprador entrega al vendedor como garantía de que cumplirá con el contrato. Sin embargo, existen ciertas condiciones que deben cumplirse para que la inmobiliaria pueda quedarse con las arras en caso de incumplimiento por parte del comprador.

En primer lugar, es importante destacar que la inmobiliaria solo puede quedarse con las arras si se ha establecido de manera expresa en el contrato. Esto significa que ambas partes deben haber acordado previamente que, en caso de incumplimiento por parte del comprador, la inmobiliaria podrá retener las arras como indemnización.

Además, es fundamental que el incumplimiento del comprador esté debidamente justificado. Por ejemplo, si el contrato establece que el comprador tiene un plazo determinado para obtener la financiación necesaria y no lo consigue, la inmobiliaria podrá quedarse con las arras. En este caso, es importante que el contrato especifique claramente cuáles son las condiciones que se deben cumplir y qué sucede en caso de incumplimiento.

Es importante tener en cuenta que, si el incumplimiento es imputable a la inmobiliaria, esta no podrá quedarse con las arras. Por ejemplo, si la inmobiliaria no cumple con las condiciones acordadas en el contrato, como entregar la vivienda en las condiciones pactadas, el comprador podrá reclamar la devolución de las arras.

Para evitar problemas futuros, es recomendable que el contrato de compraventa sea redactado por un abogado especializado en derecho inmobiliario. El abogado podrá asesorar a ambas partes y asegurarse de que se incluyan todas las cláusulas necesarias para proteger los intereses de ambas partes.

La inmobiliaria puede quedarse con las arras en caso de incumplimiento por parte del comprador, siempre y cuando se haya establecido de manera expresa en el contrato y el incumplimiento esté debidamente justificado. Es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado especializado para evitar problemas futuros.

Qué sucede si el comprador decide no continuar con la compra después de haber entregado las arras

En el ámbito inmobiliario, es común que el comprador entregue una cantidad de dinero conocida como arras como muestra de su interés y compromiso en la compra de una propiedad. Sin embargo, en ocasiones el comprador puede cambiar de opinión y decidir no continuar con la transacción. Ante esta situación, surge la pregunta: ¿puede la inmobiliaria quedarse con las arras?

La respuesta a esta pregunta depende de varios factores, como lo establecido en el contrato de arras y las circunstancias específicas de cada caso. En general, las arras suelen tener un carácter indemnizatorio, es decir, que su finalidad es resarcir los posibles daños y perjuicios que pueda sufrir la parte perjudicada en caso de incumplimiento del contrato.

En este sentido, si el comprador decide no continuar con la compra después de haber entregado las arras, la inmobiliaria podría retener dicha cantidad como compensación por los gastos y tiempo invertidos en la transacción. No obstante, es importante tener en cuenta que la cantidad de las arras no puede ser excesiva ni desproporcionada en relación al valor de la propiedad.

Es recomendable que el contrato de arras contemple cláusulas que regulen esta situación, estableciendo las consecuencias y los términos en caso de desistimiento por parte del comprador. De esta manera, se evitan posibles conflictos y se garantiza la protección de ambas partes involucradas en la transacción.

Por ejemplo, el contrato podría establecer que si el comprador decide no continuar con la compra, la inmobiliaria podrá retener un porcentaje de las arras como compensación por los gastos y perjuicios ocasionados. Además, también podría contemplar la posibilidad de que el comprador recupere una parte de las arras si encuentra otro comprador en un plazo determinado.

Es importante destacar que, en caso de litigio, los tribunales suelen analizar cada caso de forma individual y considerar diversos aspectos, como la buena fe de las partes, la existencia de cláusulas abusivas o desproporcionadas, entre otros. Por ello, es fundamental contar con asesoramiento legal especializado que pueda guiar y proteger los intereses de ambas partes.

Si el comprador decide no continuar con la compra después de haber entregado las arras, la inmobiliaria puede retener dicha cantidad como compensación por los gastos y perjuicios ocasionados. Sin embargo, esto dependerá de lo establecido en el contrato de arras y las circunstancias específicas de cada caso. Es recomendable contar con un contrato claro y bien redactado que regule esta situación y buscar asesoramiento legal para garantizar la protección de los derechos de ambas partes involucradas en la transacción.

Qué ocurre si la inmobiliaria incumple su parte en el contrato de compraventa

En el ámbito de las transacciones inmobiliarias, es común que los compradores entreguen una cantidad económica como señal para asegurar la reserva del inmueble. Esta cantidad, conocida como arras, tiene como objetivo garantizar el cumplimiento del contrato de compraventa. Sin embargo, ¿qué ocurre si la inmobiliaria incumple su parte en el contrato? ¿Puede quedarse con las arras?

En primer lugar, es importante destacar que el incumplimiento por parte de la inmobiliaria puede suponer un grave perjuicio económico para el comprador. Por ello, es fundamental conocer los derechos y protecciones legales que se tienen en estos casos.

En términos generales, si la inmobiliaria incumple su parte en el contrato, el comprador tiene derecho a reclamar la devolución de las arras. Estas arras suelen actuar como una indemnización en caso de incumplimiento, por lo que si es la inmobiliaria quien no cumple con su parte, el comprador tiene derecho a recuperar dicha cantidad.

Es importante destacar que el comprador debe poder demostrar que la inmobiliaria es la responsable del incumplimiento. Para ello, es recomendable contar con pruebas documentales, como correos electrónicos, contratos firmados, facturas o cualquier otra evidencia que demuestre el compromiso adquirido por ambas partes.

En algunos casos, la inmobiliaria puede intentar argumentar que el incumplimiento se debe a circunstancias imprevistas o fuerza mayor, como por ejemplo un desastre natural o una situación económica adversa. En estos casos, es necesario evaluar si dichas circunstancias están contempladas en el contrato y si eximen a la inmobiliaria de su responsabilidad. Si no hay una cláusula específica que justifique el incumplimiento, el comprador puede reclamar la devolución de las arras.

Es importante tener en cuenta que la legislación puede variar dependiendo del país o región. Por ello, es aconsejable consultar a un abogado especializado en derecho inmobiliario para recibir asesoramiento personalizado y conocer las leyes aplicables en cada caso.

Ejemplo práctico

Imaginemos que Juan ha decidido comprar un apartamento y ha entregado al vendedor una cantidad de 5.000 euros como arras. Sin embargo, debido a problemas financieros, la inmobiliaria decide no llevar a cabo la venta y se niega a devolver las arras a Juan.

En este caso, Juan tendría derecho a reclamar la devolución de las arras, ya que la inmobiliaria ha incumplido su parte en el contrato de compraventa. Juan deberá recopilar las pruebas necesarias, como el contrato firmado y los comprobantes de pago de las arras, para respaldar su reclamación.

Recomendaciones prácticas

  • Revisar detenidamente el contrato: Antes de realizar cualquier transacción inmobiliaria, es esencial leer y comprender minuciosamente todas las cláusulas del contrato. De esta manera, se podrán identificar posibles situaciones de incumplimiento y conocer los derechos y obligaciones de ambas partes.
  • Guardar toda la documentación: Es importante conservar todos los documentos relacionados con la transacción, como el contrato de compraventa, los comprobantes de las arras y cualquier comunicación escrita con la inmobiliaria. Estos documentos serán fundamentales en caso de que se produzca un incumplimiento.
  • Consultar a un abogado especializado: Ante cualquier duda o problema relacionado con una transacción inmobiliaria, es recomendable buscar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario. Este profesional podrá orientar y guiar al comprador en el proceso legal para reclamar la devolución de las arras en caso de incumplimiento.

Si la inmobiliaria incumple su parte en el contrato de compraventa, el comprador tiene derecho a reclamar la devolución de las arras. Para ello, es necesario contar con pruebas documentales que demuestren el incumplimiento por parte de la inmobiliaria. Es recomendable buscar el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario para recibir un asesoramiento personalizado y conocer las leyes aplicables en cada caso.

Cuáles son las consecuencias legales para la inmobiliaria en caso de retener indebidamente las arras

Las arras son una cantidad de dinero que se entrega como señal en la firma de un contrato de compraventa de una propiedad. Su objetivo principal es garantizar el compromiso de ambas partes y, en caso de incumplimiento, establecer las consecuencias legales correspondientes.

En el caso de que la inmobiliaria retenga indebidamente las arras, se pueden presentar diferentes situaciones y consecuencias legales, dependiendo de la legislación vigente en cada país y de las cláusulas específicas del contrato de compraventa. A continuación, se detallan algunas de las posibles consecuencias:

1. Obligación de devolución

En general, si la inmobiliaria retiene las arras sin justificación legal, está obligada a devolver dicha cantidad al comprador. Esto se debe a que las arras tienen un carácter penalizador para el comprador en caso de incumplimiento, pero no otorgan el derecho a la inmobiliaria de quedarse con ellas de forma injustificada.

2. Indemnización por daños y perjuicios

En algunos casos, además de la devolución de las arras, el comprador puede tener derecho a solicitar una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados por la retención indebida. Estos daños pueden incluir los gastos en los que haya incurrido el comprador como consecuencia de la retención, como honorarios legales o gastos de búsqueda de otra propiedad.

3. Rescisión del contrato

Si la inmobiliaria retiene las arras de forma injustificada, el comprador puede tener derecho a rescindir el contrato de compraventa y solicitar la devolución de todas las cantidades abonadas hasta el momento. En este caso, la inmobiliaria puede enfrentarse a la pérdida de la venta de la propiedad y a una posible demanda por incumplimiento de contrato.

Es importante destacar que estas consecuencias pueden variar según la legislación de cada país y las cláusulas específicas del contrato de compraventa. Por ello, es fundamental asesorarse legalmente y revisar detenidamente el contrato antes de firmarlo.

Recomendaciones prácticas:

  • Revisar el contrato: Es fundamental leer detenidamente todas las cláusulas del contrato de compraventa, especialmente las relacionadas con las arras, para conocer los derechos y obligaciones de ambas partes.
  • Asesorarse legalmente: Ante cualquier duda o situación conflictiva, es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario que pueda brindar orientación y proteger los intereses del comprador.
  • Exigir justificación: En caso de retención indebida de las arras, es importante exigir a la inmobiliaria una justificación legal y documentada para respaldar su decisión.
  • Registrar todas las comunicaciones: Es recomendable mantener un registro detallado de todas las comunicaciones y acciones realizadas con la inmobiliaria, incluyendo correos electrónicos, mensajes de texto o cualquier otro medio que pueda servir como prueba en caso de un conflicto legal.
  • Denunciar ante las autoridades competentes: Si la inmobiliaria se niega a devolver las arras de forma injustificada, se puede considerar presentar una denuncia ante las autoridades competentes y buscar asesoramiento legal para iniciar acciones legales.

La retención indebida de las arras por parte de una inmobiliaria puede tener consecuencias legales graves, incluyendo la obligación de devolución, indemnización por daños y perjuicios, y la rescisión del contrato. Para proteger tus derechos como comprador, es fundamental conocer la legislación vigente, asesorarse legalmente y mantener un registro detallado de todas las comunicaciones y acciones realizadas.

Cómo evitar problemas con las arras en la compraventa inmobiliaria

Las arras en la compraventa inmobiliaria son una parte fundamental del proceso, ya que representan un compromiso económico por ambas partes. Sin embargo, en ocasiones pueden surgir problemas si no se establecen adecuadamente las condiciones de su devolución.

Para evitar conflictos y proteger tu inversión, es importante conocer tus derechos y obligaciones en relación a las arras. A continuación, te presentamos algunos consejos prácticos para evitar problemas en la compraventa inmobiliaria:

1. Establece claramente las condiciones de devolución de las arras

Es fundamental que en el contrato de arras se especifiquen las condiciones bajo las cuales se devolverá el importe en caso de desistimiento por alguna de las partes. Estas condiciones deben ser claras y detalladas, evitando ambigüedades que puedan dar lugar a interpretaciones erróneas.

Por ejemplo, puedes establecer que si el desistimiento es por parte del comprador, las arras serán devueltas en su totalidad. Mientras que si el desistimiento es por parte del vendedor, este deberá devolver el doble del importe recibido como arras.

2. Realiza un estudio exhaustivo de la vivienda

Antes de firmar el contrato de arras, es recomendable realizar un estudio exhaustivo de la vivienda que deseas adquirir. Esto incluye verificar la situación legal y registral del inmueble, así como su estado de conservación y posibles cargas o deudas pendientes.

Realizar un estudio detallado te permitirá tomar una decisión informada y evitar sorpresas desagradables en el futuro. Además, contar con un informe profesional de la vivienda puede ser utilizado como prueba en caso de problemas posteriores con las arras.

3. Consulta a un abogado especializado

Contar con el asesoramiento de un abogado especializado en derecho inmobiliario es fundamental para proteger tus intereses y evitar problemas legales. Un abogado podrá revisar el contrato de arras, asesorarte sobre las cláusulas y condiciones, y brindarte recomendaciones específicas para tu caso.

Además, en caso de conflicto, un abogado podrá representarte legalmente y buscar una solución amistosa o, en su defecto, iniciar las acciones legales correspondientes para proteger tus derechos.

4. Utiliza un formulario de arras

Para garantizar la claridad y legalidad del contrato de arras, es recomendable utilizar un formulario específico para este fin. Este formulario debe contener todas las cláusulas necesarias y estar adaptado a la legislación vigente en tu país.

Utilizar un formulario de arras te brindará mayor seguridad jurídica y facilitará el proceso de negociación y firma del contrato. Además, en caso de conflicto, contar con un documento legalmente válido será fundamental para respaldar tus derechos.

Para evitar problemas con las arras en la compraventa inmobiliaria, es esencial establecer claramente las condiciones de devolución, realizar un estudio exhaustivo de la vivienda, consultar a un abogado especializado y utilizar un formulario de arras. Siguiendo estos consejos y protegiendo tus derechos, podrás realizar una inversión segura y evitar problemas futuros.

Preguntas frecuentes

1. ¿Puede la inmobiliaria quedarse con las arras?

No, la inmobiliaria no puede quedarse con las arras. Las arras son una señal de reserva y, en caso de incumplimiento del contrato, deben ser devueltas al comprador.

2. ¿Cuáles son los gastos adicionales al comprar una vivienda?

Al comprar una vivienda, se deben tener en cuenta los gastos de notaría, registro, impuestos y posible comisión de la inmobiliaria.

3. ¿Qué es un préstamo hipotecario?

Un préstamo hipotecario es un préstamo que se obtiene para financiar la compra de una vivienda, y se garantiza con la hipoteca sobre la propiedad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *